RUEDAS INFLADAS = MENOR ESFUERZO

El sueño de todo ciclista: no pinchar y pedalear con menos esfuerzo. ¿Sabés que algo muy sencillo puede conseguir que este sueño se haga realidad, o por lo menos mejorar en estos aspectos?

Tener las ruedas de la bicicleta bien infladas tiene varios beneficios:

1.- Menor posibilidad de pinchazos, debido que algún elemento punzante es más difícil que atraviese la cubierta y la cámara de una rueda bien inflada. Encontrarás opiniones diferentes indicando que es mejor una rueda “blanda”, mito urbano, está bien comprobado lo que indiqué al principio del párrafo.

2.- Menor posibilidad de rotura de la cámara y cubierta, porque ante una irregularidad pronunciada en el terreno, la cubierta no se deforma demasiado hasta el punto de que golpee la llanta con el obstáculo.

3.- Mayor duración de la cubierta, ya que la superficie de rodamiento sobre el suelo, y el asentamiento sobre la llanta será siempre el correcto y el pensado por el fabricante

4.- Y lo más interesante para nosotros: haremos menos fuerza para mover a nuestra bici. Al estar la rueda bien inflada, no se hunde contra el suelo, y por lo tanto hay menos superficie de rozamiento. Comprobalo y lo notarás fácilmente.

¿HASTACUANTO TENEMOS QUE INFLAR NUESTRA BICICLETA?

Esto depende de la cubierta que tengamos y de la superficie por donde andaremos.

En el lateral de la cubierta va a figurar la presión mínima y máxima en que es recomendable inflar a esa cubierta en particular. Generalmente se expresa en PSI, Pounds-force per Square inch, es decir: libras por pulgada). Es muy común ver en una bicicleta la indicación: “35 – 65 PSI”. Es decir que podemos inflar a esa rueda en particular con 35 PSI de presión como mínimo, y 65 como máximo.

Lo recomendable es que si vamos a ir por terrenos muy irregulares nos acerquemos al límite más bajo para permitir que la rueda se deforme y amortigüe esas irregularidades. En cambio si vamos por un terreno muy liso nos acercaremos al límite superior, para que la rueda esté dura, no se deforme y se desplace más fácilmente.

Inflador con manómetro

En el caso de asfalto yo generalmente la inflo a 5 PSI menos que el límite máximo para tener un margen de seguridad y un poquito de amortiguación.

Muchos infladores, inclusive portátiles, incluyen manómetro para medir la presión de la rueda. Yo recomiendo tener un inflador con esa característica, aqunque no sea tan preciso nos dará una buena idea. Otra opción es usar un manómetro aparte, pero es más molesto andar con otro instrumento, además de que al tratar de chequear la presión es fácil que perdamos un poco de aire en la maniobra.

¿Cómo controlar la presión si no tenemos manómetro? En ese caso con nuestros dedos presionamos firmemente en el lateral de la cubierta, y si está bien inflada apenas debe hundirse.

Comprobando bicicleta inflada

¡NO USEN LOS INFLADORES AUTOMÁTICOS DE LAS ESTACIONES DESERVICIO!

Salvo que estén especialmente diseñados para bicicletas. Estos infladores son para las grandes cubiertas de los automóviles, inflan muy rápidamente produciendo un pico de presión que no resistirán las ruedas de nuestras bicicletas.

 

Martín Calvo
Mecánico de bicicletas

Publicado por

Martín Calvo

Nací en Argentina, ahora vivo en Buenos Aires. Tengo 54 añitos, familia, 27 años de experiencia como Operador de Radio. Hace relativamente pocos años descubrí el mundo del running y del ciclismo, y quedé apasionado por ellos. Ahora quiero compartir todas mis experiencias en tan variados temas: el audio profesional y el deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *